Nuevo artículo publicado en la Elderechoinformatico.com

revista el derecho informatico

Una vez más he sido invitado a colaborar en la Sección “Emprendedores y StartUps” donde he decidido largar más un post que escribí hace tiempo, el cual me parece apropiado y a veces digno de realizar una obra académica completa sobre el mismo.

He escrito muchos post que tienen que ver con estos modelos de negocios, El régimen legal de las App’s, Protección y distinción de las invenciones, los vehículos legales, etc…  Pero en esta ocasión les comparto textualmente el artículo que los amigos de la Red El derecho Informático han decidio prestarme la guitarra para expresarme, veamos:

Empresas digitales.

Hace un tiempo atrás escribí sobre las empresas digitales, desde mí blog personal, pero la verdad el tema requiere mayor atención con énfasis en los modelos de negocios actuales que tenemos. Veamos:

¿Qué es una empresa digital?

Podríamos decir que es una unidad de negocios, en las que su estructura interna, su estrategia de marketing, su relación de proveedores, clientes y directivos interactuan por medios digitales. Este tipo de empresas están tomando mayor auge en el mercado, van creciendo a pasos de gigantes, tomando el control de las actividades económicas de manera voraz. Ya no hay espacio para la estructura clásica de empresa, con jefes y empleados dispuestos a cumplir horarios como albañiles donde desean únicamente terminar la jornada y esperar fin de mes para cobrar su cheque…

La tercearización de servicios ha crecido de manera constante a nivel mundial, pues tiene increíbles ventajas; mayor rapidez y eficiencia, menos riesgos y costos, fluidez operacional, mejor trato contable, etc.

Hace un par de años las empresas digitales estaban germinando en modelos de negocios ya hoy en día clásicos como diseños de páginas webs, alguna que otra publicidad ó el boom del diseño gráfico, pero ese tiempo ya paso! Ahora, podemos ver como el espectro digital se ha expandido a otros modelos de negocios; tales como la venta retail, exportación de bienes y servicios, delivery y cuantas actividades económicas deseemos imaginar, ya están en la web…

Una empresa digital como tal, puede crecer en una cochera, en una sala de estar de un apartamento, no requiere mayor estructura que una laptop y una conexión de alta velocidad en internet. Los conocimientos en páginas web y similares puede ahorrarte mucho dinero, también puedes instruirte online sobre ellos a un menor coste, así mismo como cualquier otro tipo de conocimientos adicionales que sean interesantes a tu modelo de negocio, te agradaría conocer la cantidad de recursos útiles y gratuitos que hay en la web, entre ellos te puedo mencionar como instrucciones para desarrollar un plan de negocios, una estrategia de mercado, un modelo de organización y maxificación  de recursos, estrategias de marketing, entre otros…

Las empresas digitales como tales, han sido identificadas en su estructura y funcionamiento por ciertas características, que han señalado su esencia marcaria. Entre estas características puedo mencionar las siguientes:

1) Una empresa digital no puede funcionar su esquema de negocios sin Internet. Sí fuera una empresa tradicional, como las de comercio con establecimiento fijo, la falta de internet podría considerarse como una limitante, pero jamás sería una parálisis de operaciones detendría de operar a falta de éste. Por ende, podemos deducir que sí una empresa depende 100% de una conexión a internet, es una empresa digital.

2) Su forma de trabajo se define por sus creadores. Su misión, visión y cultura es definida por sus fundadores, quienes son muy exigentes en cuanto a la satisfacción inmediata de los clientes. Saben que el cliente es vital. Así también algunas veces podemos ver que la forma de trabajo se aleja un poco de la concepción convencional que existe,  en cuanto a horarios, vestimentas y otras convenciones propias de las empresas tradicionales.

3) Trabajan en equipos pequeños, sus ciclos de planificación son cortos, son rápidos y crean sus productos muy rápidos, pues prefieren cambiarlos en el camino y no perder el tiempo en un diseño que perdure en el tiempo, por ello se tiende a algo similar a prueba y error. Sino sirve se desecha y si requiere se mejora.

4) Trabajan de manera horizontal, pues lo vertical evita el aporte de creatividad de este modelo de negocios. La colaboración es parte de su esencia. Sí bien es cierto que hay un líder en ellas, no siempre este líder trabaja como director de orquesta o mando militar, sino más bien es alguien que está ahí y trata de aprender de su equipo de trabajo a la misma vez que colabora fuertemente con ellos.

5) La burocracia es su enemiga. Las ideas son el motor y la comunicación su combustible, pues todo fluye ajeno a las tensiones de las empresas tradicionales. Por ello, es normal ver que los procesos se eliminan y se crean más bien puentes especiales de producción y maxificación de tiempos.

6) Sus colaboradores son escogidos más por su personalidad que por su CV. En estas empresas se requiere más el deseo de innovar y cambiar que un Cv de Harvard ó un PHD.

En algunos países de LATAM, estos modelos de negocios, han comenzado a surgir ampliamente. Pues, representan un modelo de vida más que una unidad económica. Por ello, es que países como Colombia han logrado en estos días ser íconos de referencia en este tema, al igual que Chile. Así poco a poco, podemos ver como en el ecosistema emprendedor van creciendo estas economías de negocios escalables.

Para este tipo de empresas sin embargo no es ajeno que tienen que cumplir ciertos parámetros y requisitos legales para poder afianzar de manera firme y exponencial su negocio.

Para ello, es primordial siempre tener en el radar que es imperante escoger un vehiculo legal apropiado para la formalización empresarial. Bien sea, que empecemos por una sociedad anónima que permita la entrada de financiamiento por varias vías, entre las que podemos señalar; prestamos, inversionistas, venta de acciones… Entre otros….  Debes diseñar tu negocio con un vehículo legal que prevea el crecimiento exponencial que vislumbras, previendo elementos importantes como la internacionalización, la financiación, entrada de nuevos socios e incluso la salida de aquellos que deben salir.

Luego, está la protección de la idea donde debes ver que esto es lo más importante de tu empresa, pero también representa el mayor activo de la misma. No debes juga a esconderla, sino más bien a protegerla.

Así mismo, debes valorar el elemento fiscal. Este punto es trascendental verlo en la fase germinadora de negocios. Pues, si no lo estudias con el tiempo que se merece verás que luego te puede comer parte de tu empresa.

En números anteriores y próximos a esta edición podes ver temas relacionados a los que te hablo, por ello te invito a que los leas y que así mismo, visites mi blog www.itaxlegal.com

Espero les haya gustado, desde ya los invito a suscribirse a mí blog, introduciendo su correo en la parte derecha y recibiendo los nuevos post en su bandeja de entrada.

Mientras tanto, nos seguimos por estas vías…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *